Carrito de compras

Cosecha 2018. Una vista previa de lo que se puede esperar.

Todos los apasionados del vino sabemos que cada año en el viñedo se presentan diferentes retos en el viñedo; que lo que a veces parece ser una añada perfecta puede ser arruinada en tan solo 1 día (19 de Junio de 2016) y que a veces años que parecían no prometer mucho terminan siendo fantásticos. Todos entendemos esto y también entendemos que esta incertidumbre es una de las cosas más hermosas del mundo del vino: esa variabilidad, esa esperanza de tener todos los factores correctos y lograr un vino hermoso, esa búsqueda de las añadas de nuestro vino favorito donde todas las estrellas se alinearon.

Pues la cosecha 2018 está aquí y con ella todos los retos de un año difícil. A continuación te platico qué esperar. Por motivos de enfoque, esta breve reseña se enfocará en la región de Ensenada y particularmente en el Valle de Guadalupe.

CARACTERISTICAS DEL AÑO.

Normalmente se dice que la vid se da mejor en ese clima mediterráneo de inviernos fríos y lluviosos, primaveras templadas y sin heladas y veranos largos y constantes donde las temperaturas determinan que tipo de variedades pueden crecer correctamente en esa región.

Pues este año resultó estar muy alejado de esa realidad. En lo que va de esta temporada (contando desde noviembre de 2017) hemos tenido una precipitación de apenas 63 milimetros de agua en la región(1). Comparando esto con el promedio histórico (a partir de 1950) de 261 milímetros de agua o con los años en registro más bajos de precipitación,  86.7 mm en 1957 y 98 mm en 1950 y 1956, Ensenada está en camino para romper récord con una de las sequías más fuertes en los últimos 70 años.

Sumado a la sequía, el invierno 2017-2018 fue atípicamente caluroso y desfavorable para la vid, la cual al no tener suficiente frio, no puede entrar a un estado de reposo y por ende no se recupera correctamente de la última cosecha.

Otro punto a mencionar fue el verano de lento arranque en la zona, el cual ha generado atrasos de múltiples semanas en el inicio de las cosechas.

QUÉ PODEMOS ESPERAR

Las malas condiciones climáticas de este año definitivamente ya están mostrando sus consecuencias. Personalmente sé ya de multiples vinícolas recogiendo apenas el 15% – 20% de las uvas blancas que esperaban cosechar y aunque las uvas tintas se ven algo mejor hasta ahora, definitivamente el volumen de producción será bajo. Tengan por seguro que este año habrá poco vino o incluso no habrá alguna de esas etiquetas de vino Baja Californiano que tanto nos gusta.

En relación a la calidad del producto, es difícil hacer una evaluación en estos momentos y seguramente cambiará dependiendo de a qué productor le pregunten, pero por mi parte me mantengo optimista de que a pesar de no ser un año ideal, este 2018 nos dará vinos de muy buena calidad siempre y cuando se logre un manejo adecuado de la acidez en la uva.

Al final del día, la vid es una planta resiliente y fiel a las personas que la trabajan, no me queda duda que con el ingenio de nuestros enólogos y la creatividad que surge de nuestro amor por nuestros vinos, lograremos sortear hasta las más difíciles cosechas.

Santiago L.

 

 

(1) https://www.mexicoambiental.com/ensenada-vive-la-mas-grave-sequia-en-70-anos-en-el-ciclo-2017-2018/

 

 

septiembre 18, 2018